06 diciembre 2011

#3. LA MECÁNICA DEL CORAZÓN - Mathias Malzieu


Un libro cuánto menos... curioso. Cortito, fácil de leer y cargado de un contenido que va más allá de lo obvio. Personalmente, no se parece a nada de lo que he leído hasta ahora.

Un libro con muchísima metáfora, tanta que a veces nos dificulta llegar "al meollo de la cuestión". Si no se alcanza ese "meollo" puede acabar resultando un cuento con exceso de fantasía, merengón o incluso una sinrazón; pero si se logra aunque sea rozarlo con los dedos... puede que no pase a engrosar tu lista de libros preferidos pero no te dejará indiferente.

Esta repleto de "retales" fabulosos, pasajes dignos recordar una vez finalizada su lectura:






Fue un día triste, un día en que no dejaba de llorar hasta que me di cuenta de que me reconfortaba beberme mis propias lágrimas. Poco después descubrí que sabían mejor si las mezclaba con un poco de licor de manzana. Pero no hay que beber nunca cuando uno está en estado normal, en ese caso ya no se logra estar contento sin beber y se forma un círculo vicioso y uno ya no para de llorar para poder beberse las lágrimas.
  
El código de acceso a su corazón cambia todas las noches. A veces, la concha es dura como la piedra. Por mucho que pruebe con mil combinaciones en formas de caricias y palabras de apoyo, apenas consigo quedarme a las puertas de su misterio. Sin embargo, ¡me gusta tanto hacer crujir esa concha! Escuchar ese pequeño ruido que produce al desactivarse, ver los hoyuelos que se marcan en la comisura de sus labios y que parece decir “¡sopla!”. El sistema de protección volando en dulces pedazos.

Mientras se marcha, abre una alforja repleta de huevos de gallina.
- ¿Por qué cargas con todos esos huevos?
- Porque están llenos de recuerdos... Mi mujer los cocinaba de maravilla. Me basta cocer uno para tener la impresión de que vuelvo a estar con ella.
- ¿Y los cocinas igual de bien?
- No, me salen cosas infames, pero eso me permite reavivar los recuerdos con mayor facilidad. Coge uno si quieres.
- No quiero que te falta ningún recuerdo.
- No te preocupes por mí, tengo demasiados. Tú todavía no lo sabes, pero algún día te alegrará mucho abrir el zurrón y encontrar un recuerdo de tu infancia.

            LA MECÁNICA DEL CORAZON
                                  Mathias Malzieu


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Ánimate a darle a la aguja!
Tus tejidos aportan los colores más bonitos a mi patchwork.

Para afiliaciones u otros temas ajenos a esta publicación, por favor, envíame un e-mail y estaré encantada de leerte :)

DISFRUTÉ DEL CALOR...