15 octubre 2012

#25. MISIÓN OLVIDO de María Dueñas






Comencé Mision Olvido llena de expectativas, la primera labor de María Dueñas (El tiempo entre costuras) me había conquistado y me moría de ganas por abrigarme con otra de sus prendas.

¿Y qué paso?

Pasó que MISIÓN OLVIDO es un tejido diferente y 
tal vez por ello incomprendido,
aunque punteado con igual maestría.


Diferente porque carece de un entramado en el que te veas enredado sin poder salir, no engancha abocándote a leer y leer sin apenas ser capaz de desprenderte de esta prenda. No, eso no ocurre con MISIÓN OLVIDO. Es una historia tranquila, íntima, sencilla; sin acción trepidante. La narración de un momento en la vida de Blanca Perea que traerá consigo el abordaje de otras vidas que se cruzan en su camino, algunas pasadas pero otras muy presentes. Y es que sus puntos te pasearán por la actualidad pero también te harán viajar a otro tiempo.
Tengo que reconocer que los primeros capítulos me decepcionaron por el simple hecho de que mi cuerpo aún rezumaba el calor de EL TIEMPO ENTRE COSTURAS, pero poco a poco he ido comprendiendo esta novela y valorándola individualmente.
    Blanca Perea, protagonista de la historia, recibe un enorme revés en su vida que le lleva a huir de todo y de todos. Necesita un nuevo escenario en el moverse, con nuevos actores, nuevas actividades… novedades que le ayuden a cerrar heridas que sangran copiosamente. Blanca es esa mujer con la que muchas pueden identificarse, esa que lo ha dado todo por su familia, que se ha entregado sin reservas aún a costa de su propias necesidades. Una mujer que no es tejida como heroína sino simplemente como «mujer», aunque es evidente que todas esas madres… esposas… amantes… amas de casa… trabajadoras… que impregnaron e impregnan nuestra sociedad son auténticas estrellas en este film que es la vida.
     En torno a Blanca surgirán otros personajes que se irán desgranando poco a poco, de los que conoceremos con calma sus avatares vitales gracias a los saltos temporales de los capítulos. No se trata de vidas extraordinarias con hechos extraordinarios, es más, puede que sean demasiado ordinarias, pero todas me han provocado algún tipo de reflexión:

El abandono, el sacrificio, el perdón, el desamor,
el amor contra viento y marea y el amor prohibido,
la falta de recursos y la solidaridad,
la España de los años 30,
la colonización del continente americano
las segundas oportunidades, la codicia,
 la diferencia cultural,
la lucha por lo que se quiere aún a costa de perder el apoyo familiar,
el desarraigo, la nostalgia…

Sí, todos esos temas se encuentran sujetos entre los puntos de esta prenda, pero… tejidos con calma, para algunos tal vez con demasiada calma achacando la historia de aburrida. A mí, particularmente, me ha dejado un buen sabor de boca, tal vez porque se desarrolla dentro de un mundo que me encanta: el literario (prácticamente todos nuestros personajes están íntimamente relacionados con la Filología Hispánica) o tal vez porque su parte final me ha parecido de lo mejor de la historia.


¿Lo peor de la novela?

Que abre muchas historias paralelas y no desarrolla y completa todas con la intensidad que me gustaría. Y en segundo lugar, que se echa de menos una intriga lo suficientemente fuerte como para atraparte y sentir que no puedes dejar de leer.

¿Lo mejor?

Me quito el sombrero ante la aguja de María Dueñas. Sus metáforas y metonimias, su forma de tejer palabras construyendo párrafos que no tienen desperdicio, ¡que resultan una auténtica delicia! A pesar de que me gusten más o menos sus entramados, siempre me arroparé con todo lo que caiga en mis manos de María por el puro disfrute de perderme entre sus bordados.

¿Recomendaría esta novela?

La verdad es que no me atrevería a hacerlo pues es un tipo de lectura que, tengo comprobado, no es del agrado de todo el mundo. Normalmente se valora el ponerse prendas que luego seas incapaz de quitarte, que te absorban de tal forma que no desees cambiar de vestuario durante días y, no es el caso de MISIÓN OLVIDO.
Si os apetece descubrir a María Dueñas, probar un poquito de su calor si aún no lo habéis disfrutado, os aconsejo comenzar por EL TIEMPO ENTRE COSTURAS.




 "Pablo, murmuré mientras buscaba su cara entre los estantes de la librería. Allí estaba, fotografiado decenas de vedes. A veces sólo y casi siempre con su hermano, tan parecidos los dos. Las sonrisas eternas, el flequillo negro metido  en los ojos. Secuencias alborotadas de sus veintidós y veintitrés años. Indios, piratas y Picapiedras en funciones de colegio, soplos de tartas con velas cada vez más numerosas. Campamentos de verano, escenas navideñas. Retazos impresos en papel Kodak, recortes de la memoria de una familia compacta que, como tal, ya había dejado de existir".


"Una prometedora carrera universitaria truncada en su 4º curso por un embarazo inesperado, unos padres intolerantes que supieron encajar el golpe, una triste boda de emergencia. Un opositor inmaduro por marido. Un apartamento helador y subterráneo por hogar. Un bebé escuchimizado que lloraba sin consuelo y toda la incertidumbre ante mí. Tiempos de bocadillo de caballa, tabaco negro y agua del grifo. Clases particulares mal pagadas y traducciones sobre la mesa de la cocina aliñadas con más imaginación que rigor, días de poco sueño y muchas prisas, de carencias, inquietud y desubicación. Ni cuenta del banco tenía: en mi haber sólo contaba con la fuerza inconsciente que proporcionaba tener 21 años, un hijo recién nacido y la cercanía de quién creía iba a ser para siempre el hombre de mi vida".


"Embaló los sentimientos junto con las emociones y las estampas de sus años jóvenes, los amarró con nudos bien apretados para que ninguno se le escapara y los almacenó en la trastienda del pensamiento"


"Ecos de su propia lengua, de su tierra y su niñez. El sonido rotundo de las erres y las eñes, las elles y las zetas. Barreño, chorro, aliño. Arrullo, chiquillo, chispazo, barrizal. Evocaciones relegadas a la trastienda de la memoria, refranes y jaculatorias que él llevaba más de tres décadas sin oír. Memorias de pucheros en la lumbre, Mambrú se fue a la guerra, la carne de membrillo, Ave María Purísima y algún válgame Dios. El olor ajeno, la risa joven, el roce involuntario de su piel. La razón intentando poner freno a sus sentimientos y estos, desbocados, desobedientes, creciendo sin contención.

MARÍA DUEÑAS
MISIÓN OLVIDO

Más datos sobre la novela en el IMM#1
y en sus páginas oficiales (enlazadas a través de los títulos =D)















14 comentarios:

  1. Gracias por la reseña. Es cierto que generalmente rescatamos algo muy bueno de los escritores, salvo algunas excepciones. A mi me ha parecido interesante. Un beso grande, Lou

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo, salvo excepciones, siempre se rescata algo bueno =D
      Muchas gracias Lou!

      Eliminar
  2. Me gusta mucho la prosa de María Duenas, pero no me ha acabado de convencer la historia. Los capítulos del "pasado" me resultaban más entretenidos, pero los del presente me aburrieron a ratos. Un beso =)

    ResponderEliminar
  3. No, la verdad es que aunque me ha me ha dejado buen sabor de boca por las razones que recojo, no es un libro que recomendaría a ojos cerrados, sin dudas.
    ¿La prosa de Maria? Magistral, totalmente de acuerdo contigo.
    Un besito

    ResponderEliminar
  4. Escribir un nuevo libro después de que el anterior haya sido todo un éxito debe de ser tan difícil y presionar tanto... ¡Menudo reto!

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena por tu reseña esta completisima, el libro todavia tengo que leer más opiniones porque todavía no me convence. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por leerme Rocío!
      Un besin

      Eliminar
  6. Hola guapi! No he leído nada de María Dueñas y tengo ganas de hacerlo. Así que como tu bien recomiendas empezaré por el primero.
    Nunca me ha molestado en exceso las novelas un tanto lentas, es más, una de mis favoritas es así, Ella que todo lo tuvo de Ángela becerra e incluso algún tomo de las cronicas vampiricas de Anne Rice. Creo que estos libros que tienen una prosa tan delicada son los que más se recuerdan y disfrutan ^^
    Una reseña genial guapi
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Ángela Becerra tengo muchísimas ganas de leer algo, así que tarde o temprano caerá ;)
      La verdad es que sí que se disfruta de las buenas plumas.
      Un besito

      Eliminar
  7. Buenas guapa!! La verdad que no es el tipo de lectura que me llama...pero me ha encantado tu reseña.
    Por cierto, tiene un premio en mi blog ^^
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Hola guapa!!
    No he leido nada de esta autora, pero suena interesante
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anna!
      Muchas gracias por pasarte!
      Un besin

      Eliminar

¡Ánimate a darle a la aguja!
Tus tejidos aportan los colores más bonitos a mi patchwork.

Para afiliaciones u otros temas ajenos a esta publicación, por favor, envíame un e-mail y estaré encantada de leerte :)

footer social