16 junio 2013

#56 EL SOL DE BREDA (Alatriste#3) de Arturo Pérez Reverte

«A veces miro el cuadro y recuerdo»

Alatriste#3
Editorial Alfaguara
254 páginas
ISBN: 9788420483122
Tercera entrega de Las aventuras del capitán Alatriste, El sol de Breda escenifica las batallas y el asedio de la ciudad de Breda en 1625 por los Tercios españoles en Flandes. El joven vasco Íñigo de Balboa es el narrador, como siempre, pero ahora adquiere en este relato un papel más protagonista: es mochilero del tercio viejo de Cartagena, donde sirve de ayudante a su amo el capitán Alatriste, y empuña por primera vez las armas en el combate. Íñigo será, en esta aventura, testigo del sometimiento de la ciudad por las tropas españolas, y describirá años más tarde al pintor Diego Velázquez, para que los inmortalice en un famoso cuadro, los rostros de los participantes en la batalla: el general Ambrosio Spínola, un respetado guerrero con dotes de político, que abortará el conato de un motín de las tropas, hartas de pelear sin que vean recompensados sus esfuerzos con una paga que nunca llega, y que el general les adelantará de sus acaudaladas arcas o el maestre de campo Pedro de la Daga, despreciativo con sus tropas hasta la crueldad, o el dubitativo capitán Carmelo Bragado y el valiente soldado Sebastián Copons, veteranos todos de las pasadas guerras en Nápoles y camaradas del capitán Alatriste.

Todos conocemos los horrores de la guerra, o al menos creemos imaginarlos si formamos parte de la población mundial afortunada que aún no los ha sentido en sus propias carnes. Sí, no creo que haya duda alguna con respecto a lo catastrófico, fatal e injusto que es un conflicto armado. Pero también creo que a veces, cuando nos vemos sumergidos de la mano del séptimo arte en un enfrentamiento pasado, de esos tan lejanos de los que ya no quedan testigos para rebatir la visión ofrecida del lance, en esas ocasiones un halo de romanticismo parece envolverlo todo: vemos a los soldados como hombres de honor que ponen en riesgo su vida por su Rey, por su patria y todos sus conciudadanos. Hombres fornidos armados hasta los dientes e incluso, ocasionalmente, elegantes. Sí, hay guerras pasadas que aún siendo igualmente durísimas están vendidas con ese brillo artificioso. Cuando leí en la sinopsis de esta tercera entrega de Alatriste que Iñigo y nuestro capitán iban a formar parte de los tercios viejos que asediaron Breda, que iban a ser testigos de primera mano de lo acontecido en Holanda, por un momento imaginé una de esas versiones de las que os he hablado anteriormente; pero no, si has leído los dos primeros libros (reseñas: aquí y aquí) de esta saga puedes prever que lo que Pérez-Reverte nos narra en estas páginas poco tiene de romántico aunque mucho de heróico, eso sí, tal vez no en el sentido ideal que todo el mundo conoce por heroicidad.


No voy a resumiros el contenido de esta historia porque creo que la sinopsis lo hace a la perfección. Diego Alatriste se reincorpora a filas y su pupilo le acompaña a pesar de su corta edad. Y es de este muchacho del que voy a hablaros, de un Iñigo más maduro, un Iñigo que como mochilero de los tercios es el encargado de hacer acopio del modo que sea de todo lo necesario para la subsistencia de sus compañeros combatientes, y cuya labor y exposición a las penalidades de la lucha hombro con hombro con sus compatriotas le hacen percibir la vida de otra manera, abrir sus inocentes ojos a una realidad que tal vez tuviera demasiado idealizada. Nuestro muchacho gana mucho protagonismo en este libro: al igual que en los anteriores nos contará de primera mano sus infortunios y golpes de suerte, pero esta vez la acción no girará tanto en torno al   capitán Alatriste y sí alrededor de las experiencias del muchacho y de otros miembros del tercio. 

Tengo que confesar que El sol de Breda no me ha conquistado como sus predecesores. No he encontrado una trama que me mantuviera pegada a sus páginas hasta conocer el desenlace. Puede que estemos ante la entrega con más acción de cuántas llevo leídas (constantes enfrentamientos, asaltos, amotinamientos...), pero ha sido una acción de las que no me llenan del todo. Supongo que estamos ante una historia de guerra en toda regla, pura y dura, sin miramientos ni sentimentalismos paralelos y... definitivamente, no es mi tipo ideal de lectura. 

No obstante lo anterior, debo decir que sumergirme en esta aventura ha sido muy instructivo, me ha hecho reflexionar sobre muchas cosas pasadas que, desgraciadamente, a veces siguen vigentes en nuestro presente. Conocer las penurias que pasaron nuestros tercios, quienes tal vez tuvieran claro que debían luchar por un Rey y una patria, pero que no estaban dispuestos a dejarse pisotear por su propio país y llegaron a amotinarse para conseguir alimento y el cobro de lo que esa patria con la que vestían les debía por el servicio que estaban brindando. Recordar que ya entonces, ¿cómo no?, los civiles invadidos debían doblegarse a costa de su dignidad y abrir sus casas... entregar sus víveres... incluso sus mujeres... a los invasores. Sentir el miedo de muchos de esos valientes y también el de los cobardes, oler la suciedad en la que vivían mezclada con la sangre de sus heridas, anhelar su misma esperanza de que todo tuviera un fin cercano... Sí, a pesar de lo que me ha costado llegar a la última página, este tipo de lecturas siempre son lo más parecido a una lección.

¿Lo mejor? Las reflexiones comentadas en el párrafo anterior y el guiño final al cuadro de Velázquez. Si es que... lo que más me gusta de esta saga son sus protagonistas, unos ficticios pero otros bien reales, y el paseo que por un pedacito de la Historia de España nos damos de la mano de Arturo Pérez-Reverte.






Muchísimas gracias a todos por vuestros ánimos y muestras de cariño^^
No es nada grave ni muchísimo menos lo que últimamente de tiene algo alejada,
y además creo que, poco a poco,
 conseguiré convertirme en una buena malabarista de mi tiempo ;)

¡Muchas gracias por seguir ahí!


11 comentarios:

  1. La leí hace tiempo Anuca, pero coincido en que me dejó algo fría. Me ocurre con frecuencia con Reverte, sus libros están siempre muy bien narrados, muy bien documentados, tiene buenos personajes, y sin embargo no acaba de calarme... Y eso me pasa también con Alatriste, aunque me han hablado muy bien de El tango de la vieja guardia, tendré que volver a intentarlo :)

    ResponderEliminar
  2. De este autor he leído poco, y hace mucho, con decirte que estos en particular nunca los he tocado, pero igual que Marisa, tengo en espera El tango de la guardia vieja, porque he leído críticas muy positivas.

    Gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta pérez reverte, voy leyendo todo de él, y las aventuras de alatriste será lo próximo
    Besos

    ResponderEliminar
  4. De Alatriste sólo he leído la primera entrega y aunque me sorprendió para bien no se cuando seguiré leyendo el resto.

    ResponderEliminar
  5. No he leído nada de Alatriste, pero como en lo que leo veo división de opiniones no me decido a leerlos.
    Un beso y ánimo.

    ResponderEliminar
  6. De esta serie solo he leído el primero hace ya varios años, no me enganchó demasiado y por eso no he seguido, quizás algún día me anime a darle otra oportunidad
    besos

    ResponderEliminar
  7. Me encanta tenerte de nuevo por estos lares Ana, y mas sabiendo que no fue nada grave lo q te mantuvo lejos.
    Del libro..poco te puedo decir...el capintan alatriste,solo lo conozco por la serie que dieron,...me gusto...pero por azares del destino(mejor dicho,por complicaciones)no la segui viendo...luego,me olvide de ella...

    Besitos Anuca!!!

    ResponderEliminar
  8. Me gusta mucho Perez Reverte, pero con esta saga no puedo, empecé con el primero y lo tuve que dejar, no se porque pero no me engancha.
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Y pasearse por la historia, vivirla cómodamente desde el sofá de casa, ¿verdad? Cómo me alegra que vaya todo bien, malavarista!!
    Besines,

    ResponderEliminar
  10. Aunque tuve mi época fan de Pérez Reverte, las aventuras de Alatriste nunca me han terminado de calar, y no tengo ni idea de a qué es debido. Me alegra que lo disfrutaras! Que todo vaya bien, 1beso!

    ResponderEliminar
  11. Este es de los que más me gusta de la saga

    ResponderEliminar

¡Ánimate a darle a la aguja!
Tus tejidos aportan los colores más bonitos a mi patchwork.

Para afiliaciones u otros temas ajenos a esta publicación, por favor, envíame un e-mail y estaré encantada de leerte :)

DISFRUTÉ DEL CALOR...