11 febrero 2015

#76 EL HORIZONTE de Patrick Modiano



Patrick Modiano
160 páginas

El primer encuentro entre Jean Bosmans, un aprendiz de escritor, y Margaret Le Coz se produce por azar. Años después el protagonista de la novela se pregunta si las palabras que dos personas han intercambiado durante su primer encuentro se han disipado en la nada... ¿Y si todas esas palabras quedaran suspendidas en el aire y bastase tan sólo un poco de atención para captar sus ecos? Bosmans se busca entonces en un pasado sólo re­cuperable a partir de fragmentos de vida. Anotando uno a uno los recuerdos, avanza Bosman tras los pasos no sólo de sí mismo, sino de Margaret Le Coz. Pronto descubriremos que Margaret se esconde en los subur­bios de París y huye de Boyaval, una sombra amenazan­te que se cierne sobre los amantes. Treinta años más tar­de Bosmans redibuja el mapa de su relación con Margaret, motivado por el luminoso horizonte del título y no por la melancolía. Y es ese horizonte esperanzado lo que hace de esta hermosísima novela una obra pecu­liar dentro del hipnótico universo literario de Modiano.

La memoria, los recuerdos, esa nebulosa que se pasea por nuestro cielo particular y que muy frecuentemente dejamos pasar sin más pero que otras veces nos impulsa a desear disiparla, a querer esclarecer qué, cómo exactamente y por qué sucedió algo que formó parte de nuestras vidas y que ahora no es más que una masa informe.

Vivimos, dejamos pasar los días sobrellevando un presente y, sobre todo, anhelando un determinado futuro, pero en ocasiones la nostalgia nos visita. Una fotografía, un olor, una cara, un flashback... y viajamos al pasado. Un pasado a veces abierto, con capítulos inconclusos o con un final poco satisfactorio, y es entonces cuando pueden suceder dos cosas: preferimos dejarlo estar o decidimos resolver aquello que, con el paso de los años, aún nos inunda de inconformismo.

Y este es el caso de Bossmans. Treinta años después echa la vista atrás y comprende que su vida tiene más sombras que claros, más recuerdos con lagunas que floridos de respuestas, y no conforme con ello se propone reconstruir libreta en mano esos años que han determinado su presente. 

Fuente
«Tales fragmentos de recuerdos correspondían a esos años en que las encrucijadas nos salpican la vida y se nos abren tantas veredas que nos vemos en dificultades para decidirnos por una o por otra. Las palabras con que llenaba la libreta le recordaban el artículo acerca de "materia oscura" que había enviado a una revista de astronomía. Tras los acontecimientos concretos y los rostros familiares, era muy consciente de todo cuanto se había convertido en materia oscura: breves encuentros, citas fallidas, cartas perdidas, nombres y números de teléfono que aparecen en una agenda antigua y hemos olvidado, e incluso las personas con quienes nos cruzamos sin darnos cuenta siquiera. Igual que en astronomía, esa materia oscura era mas dilatada que la parte visible de la vida de uno. Era infinita. Y él escribía en la libreta el repertorio de unos cuantos destellos en lo hondo de la oscuridad. Unos destellos tan débiles que cerraba los ojos y se concentraba, buscando un detalle evocador que le permitiese reconstruir el conjunto, sólo fragmentos, partículas de polvo de estrellas. Le habría gustado sumergirse en esa materia oscura, empalmar uno a uno los hilos rotos, sí, ir hacia atrás para sujetar las sombras y saber más acerca de ellas. Imposible. Así que ya sólo le quedaba volver a dar con los apellidos. O incluso con los nombres. Hacían las veces de imágenes. Traían a la superficie impresiones confusas que costaba ver con claridad. ¿Pertenecían al sueño o a la realidad?» 
Varios son los personajes que se pasearán por ese pasado, personas que van y vienen, que entran y salen de la vida de Bossmans sin que él, ni nosotros, sepamos más que superficialidades. Pero sí hay alguien que acompañará a nuestro protagonista a lo largo de todo su periplo: Margaret Le Coz. De ella poco más que de lo demás sabremos, una mujer misteriosa sobre la que iremos resolviendo incógnitas pero que, ¿cómo no?, seguirá contruyendo esos claroscuros que constituyen la vida de Bossmans y dejándonos con interrogantes sin resolver.


Y es que si algo caracteriza esta prenda es el no ahondar en ninguna historia personal más de la cuenta (ni siquiera en la de sus actores principales), es el dejarnos puntos suspendidos que nos empujarán a recorrer todo el tejido para tratar de encadenarlos al resto. El horizonte nos sumerge en esa "materia oscura" de la que habla Bossmans y nos daremos cuenta de que cerrar el pasado no siempre es sencillo, ni para los personajes ni, por ende, para el lector.

"Todo cuanto vivimos al día lleva la marca de la incertidumbre del presente"
 Me acerqué a Modiano temerosa. Desconocía a esta aguja antes de recibir el Premio Nobel y las opiniones que fui descubriendo en mi afán por saber un poco más no me daban seguridad y firmeza a la hora de aproximarme a su obra. No obstante, debo decir que he disfrutado bastante de El horizonte, más de la prosa que de la historia en sí pero, ha sido una experiencia que repetiría sin dudar. Me he visto enredada entre las puntadas de este bordado, he admirado pequeños fragmentos del mismo y, a pesar de que he echado de menos que se cerraran todos los puntos, a nivel literario han sido unas horas gratificantes.

Fuente

"Yo también intenté construir durante estas décadas avenidas en ángulo recto, fachadas bien rectilíneas, postes indicadores para ocultar el pantano y el desorden primigenios, los malos padres, los errores de juventud. Y, a pesar de todo, de vez en cuando caigo en un solar que me obliga a notar de pronto la ausencia de alguien, o ante una fila de edificios viejos cuyas fachadas llevan heridas de la guerra como un remordimiento"




¿Y vosotros? ¿Habéis catado a Modiano?

Bases del reto

17 comentarios:

  1. Yo todavía no me he estrenado con él y quiero hacerlo este año, tengo algunos libros seleccionados y este que nos traes me llama menos
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que me topé con este título por casualidad y decidí probar pero hay otros muchos que, de mano, pintan más interesantes :)
      Un besin

      Eliminar
  2. Tengo esperando a este autor en la estanteria desde hace años y lo digo sin exagerar a ver cuando me pongo con el. En cuanto al titulo que nos traes creo que primero me leería el que tengo para luego ver si sigo descubriendo a Modiano. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que lo disfrutes :)
      Ya nos contarás qué tal!
      Un besi

      Eliminar
  3. Este autor no termina de llamarme la atencion y creo que por el momento voy a seguir sin probarlo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayo temía mucho a este autor, si no llega a ser que me animé con el reto...
      Un besin

      Eliminar
  4. Sólo he leído "En el café de la juventud perdida", y lo que más recuerdo es el aire de nostalgia y melancolía que me dejó.
    Me apetece volver a leer a Modiano. Así que el libro que comentas podría ser una opción.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues debe de ser un factor común porque en este título tambien se palpa.
      Un besin

      Eliminar
  5. Creo que Modiano escribe muy bien, aunque yo no conecté del todo con él: supongo que no lo pillé en buen momento. Quizás lea algo más del autor, pero dentro de un tiempo. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que al no profundizar mucho en los personajes... en sus emociones... resulta un autor un tanto frío, la verdad. Parece un mero observador de la historia en vez alguien bien pringado en ella, y tal vez eso nos dificulte contactar con él.
      Un besin

      Eliminar
  6. Está muy bien librarse de temores, con Modiano no termino de animarme, aunque tengo un par de títulos como posibles pero no está entre los que leeré de forma inminente.
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuesta arrancarse pronto con un título cuyo autor no llama en exceso, ¿verdad? Pues a otra cosa jeje :)
      Un besin

      Eliminar
  7. Estoy a punto de iniciar "Dora Bruder" que será el primer título que lea de Modiano. Si me gusta tal vez me anime con este, porque tal como lo cuentas creo que podría estar bien.
    Estoy de visita por los blogs de los tarrolibreros así que te dejo un saludo.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya nos contarás que te parece Dora Bruder :)
      Yo también tengo que ponerme de una vez a visitar, que me menuda tarea me queda por delante! Jejeje
      Un besin y muchas gracias por pasarte

      Eliminar
  8. Yo todavía no me he estrenado con el autor, a ver si este año lo hago :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Este año tengo previsto comenzar a leerlo.Me compré este fin de semana "En el café de la juventud perdida"..tengo muchas ganas de conocer a este autor.Muchas gracias por tu reseña

    ResponderEliminar
  10. A mi la experiencia con el me gustó bastante. Repetiré
    Besos

    ResponderEliminar

¡Ánimate a darle a la aguja!
Tus tejidos aportan los colores más bonitos a mi patchwork.

Para afiliaciones u otros temas ajenos a esta publicación, por favor, envíame un e-mail y estaré encantada de leerte :)

DISFRUTÉ DEL CALOR...